// you’re reading...

Paraguay

Paraguay: Privatización no, desmonopolización sí – por Hugo Nelson Vera Ojeda

Compartir esta publicación:

El proyecto de la ley marco de regulación del sector eléctrico, es quizás una de la más importantes de los últimos tiempos, al menos del Paraguay.  Básicamente no es otra cosa que la ambiciosa idea de desmonopolizar uno de los sectores más duros que tiene este país, como lo es el sector eléctrico. Una de las acusaciones más fuertes que tiene el proyecto, es que busca la privatización de la estatal ANDE y obviamente, todas imprecaciones de vende patria, imperialista, apátrida y otras tanta de una larga lista, como fundamentos para su rechazo.

Dejando de la lado las pasiones fanatizadas, es importante aclarar que la ley de referencia, no habla de la ANDE, ni mucho menos de la venta o privatización de la misma, es más, la deja totalmente incólume. El proyecto en si, es o al menos busca, la desmonopolización del sector energético eléctrico. Es decir, lo que se quiere es la competitividad del sector, el cual, hasta nuestros días es incuestionable como método de eficiencia. Y precisamente, esa es la razón  por la que los detractores, hábilmente buscan satanizarla con una retorica falaz, aduciendo que se busca la privatización de la estatal.

Es muy entendible el recurso retorico, pues lo primero que se trae a colación es el fracaso Argentino en cuanto a las privatizaciones, claro que sin mencionar de que esta se hizo traspasando un monopolio estatal a uno privado, lo cual es tan igual de perjudicial que la estatal.

Sin embargo, la competitividad, se da únicamente en un terreno desmonopolizado, y precisamente, quienes defienden las bondades de la empresa estatal, debían ser los que menos debían de temer, pues será la brillante oportunidad de ver triunfante a la estatal. Pero como siempre debe haber un pero, ese cuento no lo creen ni los propios estatistas que buscan defender con uñas y dientes las joyas de la abuela, entonces, que mejor que enturbiar el proceso sosteniendo que se trata de una privatización y no un llamado a la competitividad.

Otro de los argumentos, solo un poco más racional por cierto, es que la empresa se puede salvar con la capitalización de la estatal. Y difícilmente haya un término mas adecuado para dicho fenómeno, “salvar” pues esta no es otra cosa que un salvavidas arrojado por el Estado, a través de bonos soberanos u otros recursos, que finalmente siempre es dinero de los contribuyentes.

Mas allá de cuestionar el principio de salvataje con fondos públicos para una empresa, que es tan defendido, cuando se trata de empresas estatales y tan denostados cuando son bancos privados, la cuestión más bien va por descalificar al ente por su naturaleza misma. Es decir, por ser estatal.

Las estatales son por naturaleza ineficientes por muchas razones, partiendo de la base misma de que no son competitivas por ser monopólicas, aun cuando exista para ello una prohibición de rango constitucional. Tienen además, la difícil misión de sortear un sin números de burocracias que lo hacen lento como un caracol. Licitaciones, sin mencionar lo fraudulentas que suelen ser, compras directas, recaudación central, clientelismo, trabajo a perdidas (en el caso de la ANDE es de 50 millones de dólares año) conexiones clandestinas de asentamientos entre otros males propios.

Si bien, sería un gran acto de justicia vender la estatal, sin el monopolio obviamente, esta ley solo prevé una desmonopolización del sector, lo cual buscara que la energía pueda llegar a mas lugares y pueda permitir mayor inversiones que quizás estén esperando solo la infraestructura necesaria para ello.  La privatización por la privatización misma, estamos de acuerdo, de que no da resultados óptimos. Pero las privatizaciones, resguardando el derecho constitucional de competir de igual a igual ha demostrado ser un método muy eficaz para la mejor distribución de los beneficios de los servicios, como lo han demostrado la telefonía celular que hizo posible que este país sea el de mayor número de personas con teléfonos celulares, casi uno por habitante, envidiable para cualquier país del primer mundo. Más aun cuando en su época de monopolio era absolutamente privativo y solo los ricos accedían a este servicio.

Pero como si un ejemplo no fuera suficiente, la tan denostada idea y hasta con el mismo discurso de vende patria y de querer fundir COPACO, de desmonopolizar internet, muy lejos de la catastrófica situación profetizada por los mismos estatistas de hoy, ha permitido un acceso a internet del 2,5 % de la población, a la altísima tasa del casi 40% en menos de 4 años.

En síntesis, comparto totalmente con los estatistas, si lo que se busca es la privatización nada más, pero como aquí hablamos de desmonopolización, los argumentos son poco menos que infundados y mucho más que trillados.

* Hugo Nelson Vera Ojeda es Presidente de la Fundacion Libertad del Paraguay.

Fuente: Fundacion Libertad (Paraguay)

(Total: 153 - Today: 1 )

Discussion

No comments for “Paraguay: Privatización no, desmonopolización sí – por Hugo Nelson Vera Ojeda”

Post a comment

Connect to HACER.ORG

FB Group

RECOMMENDED BOOKS

Support HACER today!

HACER is a tax-exempt organization under Section 501 (c)(3) of the Internal Revenue Code, our supporters will find their donations to be tax-deductible. Donate online now!