// you’re reading...

El Salvador

#ElSalvador Un sistema bipartidista fallido – por Marcela Recinos

Compartir esta publicación:

MarcelaRecinosDesde el fin de una guerra sangrienta y la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, los dos bandos que se enfrentaron durante los doce años de conflicto, se formaron en partidos políticos que desde ese entonces, han sido los protagonistas del sistema bipartidista. Aunque en la actualidad ambos partidos han modificado sus objetivos, estos siguen confrontándose. Estos, ideológicamente antagónicos, no han podido perdonar los crímenes cometidos en la guerra, incluso cuando existe una Ley de Amnistía que sí lo hace. Este resentimiento que todavía es perceptible ha sido un obstáculo. Ninguno de los dos partidos deja actuar al otro, estancando al país en una crisis política en donde el electorado ya no se ve representado en ellos. Actualmente, el bipartidismo en El Salvador está creando más problemas que soluciones.

En El Salvador, los votantes salvadoreños se ven inconformes con los dos partidos mayoritarios debido a que ambos se han acomodado en un bipartidismo que no ha sido del todo voluntario, pues estoy segura que si el votante tuviera otras opciones mejores, las escogerían. Por esto, los partidos no se ven en necesidad de mejorar su calidad, de renovarse, o inclusive de ser consecuentes con lo que sus principios dicen.

Los dos usan el mecanismo de lista cerrada, y esto tiene mucho que ver con el fallido sistema bipartidario salvadoreño. Esto hace que los votantes tengan poca voz dentro de los partidos y se tengan que conformar con el candidato preferido del partido, o con el “dedazo”, lo cual genera mucha desconfianza en el votante. El votante se ve limitado a elegir entre uno o el otro, ARENA o FMLN, sin estar realmente convencido de ninguno pues ellos no han elegido a los candidatos, y no tienen mucha opción.

elsalvadorbi

De acuerdo a una encuesta realizada por el área de investigación social de La Prensa Gráfica, desde el 2006 al 2015, los partidos dominantes siempre han sido ARENA y el FMLN.

Al forzar un bipartidismo, es esencial que los partidos eliminen la competencia. Es por esto que el duopolio político salvadoreño está sedentario, porque ARENA no corre el riesgo de ser reemplazado por otro partido de derecha, ni el FMLN por otro partido de izquierda. Esto le da seguridad al partido de decidir sin miedo, pues saben que los votantes no tienen otras opciones más viables y no corren el riesgo de ser reemplazados. Como consecuencia, el votante resulta inconforme con la penosa calidad de sus representantes.

Es importante tomar en cuenta que el bipartidismo no siempre tiene que ser negativo, y eso depende completamente de su causa. Para hacerlo evidente, podemos tomar como ejemplo a los Estados Unidos, en donde los partidos, demócrata y republicano, desde hace décadas, han sido los dos partidos con más influencia; uno alcanza el poder presidencial, mientras el otro funge como oposición. El bipartidismo estadounidense ha sido uno positivo, ya que el electorado tiene más poder de decidir dentro de ellos. En contraste, el sistema de partidos salvadoreño excluye más al votante.

El sistema bipartidista de El Salvador ha fracasado, y ha llevado al país a una crisis de representación partidaria. Si bien es cierto, en un sistema presidencial, es poco común tener una tercera fuerza partidaria. La solución para el fallido sistema duopólico en El Salvador entonces, sería darle más poder al electorado dentro de los dos partidos mayoritarios, y así poder rescatarlos. El electorado salvadoreño debe tener más incidencia en las decisiones de los partidos, para así verse realmente representados.

* Marcela Recinos es coordinadora local de Estudiantes por la Libertad en El Salvador.

Fuente: HACER

(Total: 419 - Today: 1 )

Discussion

No comments for “#ElSalvador Un sistema bipartidista fallido – por Marcela Recinos”

Post a comment

Connect to HACER.ORG

FB Group

RECOMMENDED BOOKS

Support HACER today!

HACER is a tax-exempt organization under Section 501 (c)(3) of the Internal Revenue Code, our supporters will find their donations to be tax-deductible. Donate online now!