// you’re reading...

Movie Reviews

Movie Review: Madagascar 3 y su mensaje acerca de la libertad – por Hugo N. Vera Ojeda

Compartir esta publicación:

Una de las primeras citas que me volcó a estudiar el libertarianismo, fue la John Ruskin, recordando a la vez, que su primera lección sobre el significado de la libertad, fue que la madre evitó que su niñera, le impidiese tocar una tetera caliente. No niego que me quedé perplejo y sin entender, que el mensaje de aquel escritor, era que la libertad implica asumir las consecuencias de los actos propios, aun cuando nos quememos.

Y precisamente, ¿que importa si nos quemamos? podría decirse, es la frase que resume lo que fue uno de los mensajes más liberales que he recogido del séptimo arte en los últimos tiempos y lo más gratificante, de una película cuyo escenario principal es un circo y que está catalogada para niños, como Madagascar 3.

Y si bien, parecería fuera de contexto, ocuparse en escribir un artículo en base a una película de dibujos animados, créanme que no lo es. Los mensajes subliminales resaltando los valores de la libertad individual, van desde la banda sonora misma, cuya música, Firework con la increíble voz de Katy Perry, que grita con todas sus fuerzas: “a pesar de sentirse como enterrado a 6 pisos bajo tierra, todavía queda una oportunidad, porque hay una chispa en tu interior que es solo tuya, vamos demuéstrales lo que vales. No tienes que sentirte como una basura del espacio, tú eres original, no puedes ser reemplazado….” es sencillamente espectacular y ni hablar de la película misma.

La gente puede decir que uno está algo así como loco, tratando de explicar lo sencillo, como diría el mítico filósofo ingles Adam Smith, pues la letra de la canción, parecerían ser palabras obvias por sí mismas. Lamentablemente, pocos reparan en que no solo hubo, sino que sigue muy vigente toda una ingeniería y estructura, montada para hacer creer que el ser humano es un simple medio para otros fines, supuestamente mas altruistas, que lo reduce a una simple pieza de todo un engranaje y que uno no es parte de sí mismo, sino que pertenece necesariamente a un grupo o clase que eternamente estarán en lucha con otros sujetos colectivos. Que todo el tiempo machaca en su cabeza, de que pensar en uno mismo, es egoísmo irracional y que existen otras personas más intelectuales, que te deben decir lo que es bueno o malo, según sus parámetros y no el de uno mismo. Ese gran movimiento se llama socialismo o como era conocido en la Rusia Soviética: bolchevismo.

Y muchos tampoco reparan, que por el otro lado, hay una corriente llamada liberalismo, que sostiene exactamente todo lo contrario. Que una persona es un fin en sí misma y no un medio para otros, por más nobles que parezcan las excusas que tratan de imponer por la fuerza esos parámetros, justamente, “es original y no puede ser reemplazado”. Que por más que existan personas que dividan a las personas en grupos, como clases, sociedad, genero, gustos sexuales, nación o cualquier otro sujeto colectivo, el mismo como ser humano, esta antes que todos ellos, que esos grupos no son más importantes que la persona misma, que no se puede dar ayuda o negarle ayuda a alguien, solo porque pertenece a otro grupo, pues esto es ser BOLCHE, como bien gritaría Vytali, el tigre siberiano de la película, a los perritos que se negaban a ayudar a los héroes de Madagascar 3, simplemente porque no eran del circo.

Justamente en la película, Vytali, representa un estereotipo de la extinta Unión Soviética, y hay que reconocer, que genialmente eligieron para ese personaje; un tigre característico de Siberia. Este rincón en el frio norte de Rusia, era el lugar donde estaban los antiguos Gulag o campos de concentraciones soviéticos, donde millones de personas habían perdido la vida, sencillamente porque los bolcheviques, dividían a los rusos en clases, recibiendo la peor parte los Kulaks o clase productora.  Lo cierto y lo concreto, es que este tigre de la película, reacio al comienzo, pues su antigua gloria se había extinguido tras un accidente en donde literalmente se quemaría todo el pelaje en un arriesgado acto circense, repentinamente recobra su chispa y dice: que importa si nos quemamos una y otra vez, si tenemos la oportunidad de volver a intentarlo, recordándonos a su vez, que la chispa de la libertad interior jamás se apaga y que muchas veces, como diría Katy Perry en Firework: “tal vez eres tú la razón por la que las puertas no se abren”.

Incluso, en la recaída hay profundos mensajes liberales, pues, muy por el contrario, de lo que creían los animales del circo, que representaban a lo tradicional, a lo conservador, no era un líder como Vitaly o Alex, quienes le daban esa fuerza para que den lo mejor de si mismos, sino que eran ellos mismos. Que la vida no solo es sentarse, girar y levantarse mecánicamente, que también existe la innovación, lo raro y por sobre todo, que la gente pagaría por ver lo imposible, que la gloria no tiene clase ni poder, sino que es para quienes sencillamente se animan a ser lo que la naturaleza le impuso, ser únicos e irrepetibles y lograr lo que para comun, es imposible.

Podríamos pasar por toda la película y, si nos tomamos la molestia de ver un poco más allá de los bellos colores y el magnífico humor que nos ofrecen los geniales creadores de esta película, podremos notar que hay una enseñanza, prácticamente en cada parte. Por mi lado, muy feliz por entrar con mi hijo, camufladamente como padre al cine para “niños” y salir enriquecido por tanta enseñanza y por el lado de mi hijo, apostaría que también, porque su primera lección de liberalismo no fue precisamente tocar una tetera caliente.

* Hugo N. Vera Ojeda es Presidente de la Fundación Libertad del Paraguay.

Fuente: Fundación Libertad del Paraguay (Paraguay)

Ver trailer:

(Total: 2,005 - Today: 1 )

Discussion

No comments for “Movie Review: Madagascar 3 y su mensaje acerca de la libertad – por Hugo N. Vera Ojeda”

Post a comment

Connect to HACER.ORG

FB Group

RECOMMENDED BOOKS

Support HACER today!

HACER is a tax-exempt organization under Section 501 (c)(3) of the Internal Revenue Code, our supporters will find their donations to be tax-deductible. Donate online now!